Entrada urgente: Los Stormy Mondays quieren tocar en Barcelona

A ver si nos enteramos, coño. Que el patio musical está confuso, que sí, que estamos en crisis, que también, que hay una generación entera que no sabe lo que es poner la tele y escuchar buena música. Pero hombre, esto es demasiado. Me entero en el facebook de que los Stormy Mondays han montado esto: http://www.verkami.com/projects/2344-trae-a-stormy-mondays-a-tocar-a-barcelona-el-15-de-septiembre Para poder tocar en Barcelona. Jódete. 100 personas, y llevan años intentándolo y no las juntan. ¿De verdad se nos ha ido tanto la olla como para que sea imposible juntar a 100 personas para escuchar a un buen grupo en una ciudad como Barcelona? SOLO QUEDA UN DÍA

Con esta canción tuvieron algo de popularidad, porque ganaron un concurso internacional de la NASA, y sonó en la estación espacial:

Aquí en acústico:

Y aquí en una pedazo de versión del Caravan de Van Morrison, a lo The Last Waltz:

¿De verdad esta gente no junta 100 en Barcelona?

Venga, coño, a comprar entradas ya.

Ps: Y aquí el blog de Jorge Otero, el cantante: http://www.stormymondays.com/rainydays/ el tío habla con mucho sentido, canta bien, hace buenas fotos y encima tiene una Duesenberg.

What will happen tomorrow in Madrid?

Hello, non spanish people 🙂

I write this post in english because it’s written to let you know, from the inside, what it’s going to happen tomorrow. Tomorrow there will be a public demonstration in Madrid, in the Puerta del Sol. The reason for this is the economic and political situation here in Spain.
There’ll be a lot of people, and a lot of cops in their riot police uniforms.  So, it’s very likely that tomorrow night, on TV, you’ll see some riots. And you’ll be thinking “Ah, these spaniards, the government cuts some social benefits they have – at expense of Europe- and they get to the streets to create some trouble.”

Well… not really. The economic situation is bad, and the cutbacks are hurting a lot of those who most need those benefits. But let me share with you some other things that are happening here in Spain this weeks and months. And maybe you’ll get a better notion of what’s going on in this part of the world.

We’re in crisis. A bad one. And some cutbacks were expected. In fact, Rajoy, during his campaign, announced them. So, we all had that in mind, and we were kind of resigned to it. But, let me introduce to you this happy guy.

This is Pedro de Armas. An elected member of the city hall of Arrecife. Doesn’t he look lovely with his green shirt, and that hat?… The problem is that this guy, that should be working in the city hall (that’s for what citizens elected him), has been away for some time. Why? Because he wanted to sail the sea. And he has joined a competition called Gran Prix del Atlantico. To go to the Caribbean. Without leaving his “job” in the city hall. How long ago was that?… Mmmm 5 months. What does his party say about this? A colleague from this party defended him recently. After all, well, isn’t it a nice dream, to go to the Caribbean?…

Let me show you another nice thing. This tapestry.

Oh, so nice. Done by Icouldntcareless, in about… yes, that century.I’ts a tapestry located in the Spanish Parlament. Nice to have beautiful things around our politicians (that helps to prevent their urge to go to the Caribbean, for instance). The thing is,  these days has popped up also the amount of money required to clean and mantain the carpets and tapestries in the Parlament. The budget, for a year is… (ready?)… 660.000 euros. So, that means that every year, from our taxes, about 850.000 dolars go to keep those things nice and clean. You’d think, that in a country that has recently decided not to priovide health care to inmigrants that can’t prove that they pay taxes, they’d find a way to skip this expense this year. Oops. No,  sorry. Some inmigrants will have to live without AIDS retrovirals, but hey, the tapestries will shine this year too. Well done, boys, priorities…

Or look at this beauty.

 That’s the Castellon airport. Built, of course, with a lot of  public money. Do you see how clean from planes it is?. Well, the main reason is that no company in this world considers that there’s a need to take their planes there. You’d think that someone should have thought about that, before spending about 150 million euros. But this is a personal project of Carlos Fabra the president of the Diputacion Provincial de Castellón. If I had to write about all the dirty and corrupt business this man is involved in, you’d be here reading until tomorrow. He has good lawyers, though, and to the moment he has succeeded in getting some of their “irregularities” “prescribed”, but hopefully, he’ll face some trials this year. Will he go to jail? Probably, no. And in any case, in every step of the process, his mates in the Partido Popular will try to present him as a “respectable man, affected by a insidious campaign of lies and distortion of the facts”. Which is the same thing that the PSOE (the other party) does, everytime that a similar thing happens with one of it’s members.

Or, let’s talk about Urdangarin, the King’s son in law, who has been caught in some dirty business, and that will probably walk free after “returning” what he took. Or Matas, an equivalent of Fabra, in the Balearic Islands, who had the toilet brushes in his home made in gold – I am not kidding, 300€ the piece-.  Of course, you’ll be thinking, “that’s anecdotic”. Not really. Do you want to see a map of corruption in Spain? Here you are:

Every sign is a corruption case. And every sign has the symbol of the political party that took part in it. And believe me, if they really had to put every existing case in that map, those signs would have to be way smaller to fit.

And that’s not all, the private sector has his funny moments, too. We could talk about the president of the “Patronal” (Spanish Bussinessmen Association). Who has recently declared that the new laboral laws are great because will allow to “substitute expensive employees for cheaper ones”. Yes, using those terms: “expensive” and “cheap”.

Or Bankia, that bank that will be rescued with public money. The initial “injection” will be of.. 10.000 million euros. The same day, the government announces a cutback in Health Care and Education for… 10.000 million euros.  Call me suspicious but… is it me or… 10.000 million euros look a lot like 10.000 million euros? We need Sherlock Holmes, Dr. House and a couple more to solve this mistery. Humhum…

So mainly, it’s not the bad economic situation what will take people to the streets tomorrow. Is the general feeling that we are being laughed at. And loud.

And, maybe,  tomorrow you’ll see some riots. And you shouldn’t be surprised. Because although most of the people protesting will do it, as always, in pretty peaceful ways, there always can be a couple of rioters. And if there aren’t, undercover cops will take their role, inciting people to be more violent and agressive. As it has been done in previous demonstrations, when videos taken by citizens proved that some of the most agressive demonstrators were, actually, undercover policemen, “warming things a little”.

Which is absurd, because if there’s something that a spaniard knows, these days, is that a spanish riot policeman doesn’t need a “warm” situation to hit you if it pleases him.  As we all could check last year:

Again

And again

(They seem to have some special attraction for hitting girls. Brave guys, our boys in blue…)

So, dear friends from abroad, tomorrow some normal and peaceful people, like me, will go to the Puerta del Sol. With the intention of remain there as much time as possible. To say, more or less: “Stop Laughing at Us”.

But, as in the news only the riots will appear, I just wanted to show you a bit more of what’s going on here.

Thanks for reading, thanks for sharing, and excuse the poor English grammar and the mistakes.

Los peligros de las delicias orientales: Los hombres que caminan sobre la cola del tigre

No es que haya vuelto de cenar en un chino con ardor de estómago. Ni de ningún otro tipo de local oriental con ningún otro tipo de picor o molestia. No, hablamos de cine. Y en el cine, hay veces que hay que dosificarse, decir que no cuando sientes que ya todo te entra. Tener más cabeza que la que yo tuve, cuando ví que estaba disponible para descarga una película temprana de Kurosawa, titulada: “Los hombres que caminan sobre la cola del tigre”.

Diré en mi defensa que el título mola, que el cartel mola y que a mí Kurosawa me gusta. (Y si os fijáis bien, el actor que aparece arriba, el primero de los recuadritos pequeños, se parece a Boris Izaguirre. Bueno, eso sería motivo para no verla, si acaso, pero yo ya iba envalentonado.)

Para empezar, a uno le hace sospechar que una película dure 60 minutos. Bueno, si fuera de Mifune, a Mifune le da tiempo a cargarse a 180 japos en ese rato, pero es que no sale Mifune. Y aquí os voy a destripar la película alegremente, porque es esencial para que comprendáis por qué no debéis verla.

Básicamente la película tiene 3 escenas.

1.- El antes: Un grupo de guerreros que acompañan a su jefe, disfrazados todos ellos de monjes, discuten cómo van a pasar un puesto  fronterizo. Con ellos viaja un porteador graciosete, que hace muchas muecas, y que en principio no está en el ajo. Se nos hace saber que en el puesto van a estar especialmente atentos a cazarles a ellos. (Nadie mata a nadie aquí) (20 minutos)

2.- El durante: Todos ellos llegan al puesto, donde son interrogados por Boris Izaguirre y otro tío con cara de malo. (No es malo, lo que pasa es que no es tonto). Hablan y hablan. Y debe de ser, en japonés, un diálogo ingeniosísimo. En los subtítulos no. Es una chorrada. Pero ahí se van 25 minutos. Tras un tira de afloja en plan “¿pero de verdad sois monjes?” “que sí que somos” “¿y ese lazo que lleváis?” “es el de la suprema chorriflautada zen, lo llevan todos los de nuestra orden” “osti tú, que son monjes de verdad” “si te lo he dicho, tolay” y muchas muecas del personaje gracioso, les dejan irse. Y como sabemos sumar, vemos que llevamos 45 minutos de una película de 60… y no sólo no ha palmado nadie, sino que… no ha pasado nada.

3.- El después. Aquí uno se frota las manos, porque piensa “hay espadas, es de Kurosawa, falta un cuarto de hora, aquí va a haber un ratio de destripe por minuto brutal”. Y tras un par de diálogos chorras (y unas cuantas muecas más del gracioso, del cual lo único que me podría hacer gracia es que le diagnosticaran un cáncer) aparecen unos soldados del puesto fronterizo. “¡Já!”- piensas – “Aquí se lía, no les ha colado lo de los monjes, vienen a montar la de San Quintín” (la de San Quintón no, que quedan sólo 10 minutos y no cabría). Y dicen los del puesto: “Nuestro jefe quiere disculparse por haberles entretenido, y les ofrece sake como compensación.” Y claro, ya le gritas a la pantalla “Que no son monjes, ¡idiotas!, que son los que teníais que detener… ¡sacad las espadas hombre!” Y sacan… el sake. Y el prota bebe. Y bebe más. Y más. Y se coge una cogorza de cuidado. El gracioso baila. El prota canta. Todos duermen. El gracioso idiota se despierta unas horas más tarde, al lado del camino – lamentablemente, vivo – y ve que los falsos monjes se han ido.  Sin despedirse ni matarle, que falta hacía, y dejándole algo – que no se ve muy bien lo que es – como muestra de aprecio, o de agradecimiento.

¡Y SE TERMINA LA PELI!

Momento en que uno, discretamente, se pone a buscar la cámara oculta por los rincones de la habitación. Pero no, la peli es así, es exactamente eso. Aunque tiene una cierta explicación.

Esto que cuenta la película, es en realidad un episodio de un par de personajes históricos : Benkei y Yoshitsune . Os contaría la historia de ambos, pero para algo he puesto el enlace a la wikipedia. Pongamos que para los japoneses sean algo así como El Cid. Y este episodio está basado en una obra kabuki, a su vez basada en una obra Noh (drama musical japonés). Así que cuando uno está esperando que “pase algo”, un japonés está viendo una historieta que ya se sabe de memoria, y le da lo mismo que pase o que no pase nada, porque él está a apreciar los matices de esta enésima versión de la historietilla de marras que ya ha oído mil quinientas veces. (Y encima en japonés).

Vamos, que no es para cualquiera de nosotros. Así lo han entendido los que hablan de ella en filmaffinity y que vienen a decir lo mismo que yo aquí. En otras palabras, y parafraseando al entrañable Gandalf…

"¡Huid, insensatos!"

Sólo un mensaje personal

Va siendo urgente un comando que se dedique a capturar y torturar hasta la muerte a los creadores de virus y malware, como el del puto “Internet Security 2012” que ha infectado el portátil.

Hasta que llegue ese momento, me conformo con desear a toda persona involucrada una larga y dolorosa enfermedad que incapacite durante meses de un modo progresivo hasta una inevitable, agónica y dolorosa muerte.

Y hoy, a día de hoy, en el momento en que lo escribo (tras dedicarle a esta mierda las tres primeras horas de ocio tras una semana de curro)  juro por los Stray Cats que no lo digo de coña. Así que si alguien tiene por ahí noticias del tipo “creador de virus es empalado analmente por un bisonte y tarda 10 días en morir”, por favor que me lo manden. Me alegrarán el día.

Ya me siento mejor.

Pd: He visto “The yellow Sea”, por fin. Y puede que tanta hacha y tanto cuchillo yendo y viniendo hayan alterado mi ánimo. Pero he sido civilizado y sólo he deseado enfermedades. Pasando de detallar las escenas que me venían a la mente de un señor atado en un almacén, unas tijeras de podar y yo. Mira que he fantaseado con tríos a veces, pero éste sí que me pondría hoy…

I can’t take my eyes off you – Esa gran canción

¿Por qué se convierte una canción en un clásico? Es lo que les gustaría saber a los compositores de canciones, mientras se rascan los sesos para conseguir ESA canción con la que poder pegarse una vidorra a cuenta de los royalties.

Algo le podrían preguntar los autores a estos dos señores: Bob Crewe y Bob Gaudio. Estos dos “Bobs” compusieron para Frankie Valli and the Four Seasons (de los que Gaudio era el teclista) esta canción que todos conocemos. (Aunque muchos la conoceréis como “sí, hombre, esa de I love you baby…”):
_____________________________________________


_____________________________________________

Exacto, ésa es. Tocada en todas las bodas que se han celebrado en EEUU desde 1968 hasta la fecha y versioneada hasta la saciedad por grupos de lo más dispar.

Frankie Valli y los Four Seasons eran, reconozcámoslo, ni mejores ni peores que otros mil grupos de su época. Y sin embargo, esa canción ha llegado hasta nuestros días, y probablemente seguirá. ¿Por qué? Pues porque es muy buena, sin más. Musicalmente se sale un poco de la balada típica, tiene acordes fuera de lo acostumbrado en el pop. Tiene unos cambios de ritmo que le van muy bien al tema, de lo melancólico a lo exaltado, y tiene una letra, simple y tontorrona, pero tan cierta como que si llueve te mojas.

Y ahí está la clave. Que es verdad, que de vez en cuando tienes la suerte de dar con alguien que es “demasiado buena para ser cierta” y de la que “no puedes apartar la vista”.

Y que eso se lleva con una mezcla de melancolía, exaltación y estupideces gloriosas. Todos las hemos cometido, pero esto no es un reality show de ésos de contar las vergüenzas así que no las contéis, que yo no pienso contar las mías.

Será que hace mucho tiempo que no me ocurre todo esto, o que me satura el escaparate (a veces degradante y profundamente erróneo) que es en ocasiones internet. El caso es que esta noche he estado oyendo esta canción y, en cierto sentido, me ha devuelto al sentido original de la cosa ésa de enamorarse de alguien.

Y aquí la letra. Sí que es tontorrona, pero es que el amor es tontorrón, amigos.

You’re just too good to be true.
Can’t take my eyes off you.
You’d be like Heaven to touch.
I wanna hold you so much.
At long last love has arrived
And I thank God I’m alive.
You’re just too good to be true.
Can’t take my eyes off you.

Pardon the way that I stare.
There’s nothing else to compare.
The sight of you leaves me weak.
There are no words left to speak,
But if you feel like I feel,
Please let me know that it’s real.
You’re just too good to be true.
Can’t take my eyes off you.

I love you, baby,
And if it’s quite alright,
I need you, baby,
To warm a lonely night.
I love you, baby.
Trust in me when I say:
Oh, pretty baby,
Don’t bring me down, I pray.
Oh, pretty baby, now that I found you, stay
And let me love you, baby.
Let me love you.

You’re just too good to be true.
Can’t take my eyes off you.
You’d be like Heaven to touch.
I wanna hold you so much.
At long last love has arrived
And I thank God I’m alive.
You’re just too good to be true.
Can’t take my eyes off you.

I love you, baby,
And if it’s quite alright,
I need you, baby,
To warm a lonely night.
I love you, baby.
Trust in me when I say:
Oh, pretty baby,
Don’t bring me down, I pray.
Oh, pretty baby, now that I found you, stay..

Se han hecho multitud de versiones de esta canción. Una de las más conocidas es la de Gloria Gaynor. También ha pasado por la voz del gran Bobby Darin, de quien tengo pendiente un post hace meses. El difunto Heath Ledger le cantó a Julia Stiles esta misma canción, con la ayuda de la banda del instituto en 10 razones para odiarte. Y Muse le añadió caña y guitarreo en esta otra versión.

Y hay mil versiones más, como esta delicadeza de Nancy Wilson o barrabasadas perpetradas por Julio Iglesias o Los Manolos, que me niego a enlazar aquí.

Elegid cualquiera de las buenas. Y cuando estéis en duda de si “él” o “ella” os provoca lo que os tiene que provocar… comparad con la canción. Si no es eso, es que no.

(A las chicas de los tokens, de las cuales hay gente que no quita los ojos, pero mirando de la forma más equivocada posible.)

La malvada violencia

Primero: Creo que las intenciones del Gobierno Británico de reducir los presupuestos destinados a enseñanza universitaria son una barbaridad. Eso implicará en algunos casos triplicar el precio de las matrículas, recortar las becas y dejará a mucha gente sin posibilidades de acceder a la enseñanza universitaria. Y eso liquida, de base, uno de los principios de una sociedad que pretenda ofrecer algo precido a la igualdad de oportunidades. El del acceso a la enseñanza. Lo cual es una barbaridad en cualquier país civilizado y una barbaridad muy preocupante, dado que hablamos de un país de nuestro entorno.

Segundo: Nos hemos enterado de la noticia por fotos como ésta, correspondientes al asalto de la sede del Partido Conservador, a cargo de un grupo de estudiantes. Si los estudiantes no hubiesen tomado el edificio a tortas, ni nos habríamos enterado.

Conclusión: la violencia es muy mala. Pero una foto de un tipo rompiendo unos cristales siempre irá antes a la portada de un periódico que la de un tipo teniendo mucha razón. Con lo cual,  aparte de tener razón, hay que romper cristales.

Y sí, qué le vamos a hacer, es un razonamiento maquiavélico. Pero no lo hago yo. Seguro que es el consejo que cualquier director de periódico le daría al líder de una protesta: “Quemad unos camiones, dejad algún poli sangrando, no sé, chicos, hacedme algo bonito, yo es que si no, no puedo.”

 

 

Buehman- Castigando la ciudad con el látigo de su indiferencia.

Como empiezo a estar un poco cansado de las polemiquillas internetero-informativas (Sánchez Dragó y sus japonesitas, Pérez Reverte y las lagrimillas del ministro, Ramoncín y sus 27000 cuitas y las similares que estarán por venir), he creado un superhéroe.

Se llama BuehMan:

– Sánchez Dragó ha dicho que se trajinó a dos treceañeras japonesas y que eran unas zorritas.
– Bueh…

– Ramoncín ha versioneado a Nirvana, con el culo.
– Bueh…

– Molina Foix ha dicho que el comic es para críos.
– Bueh…

Y aquí lo tenéis. Dispuesto a usar sin piedad sus enérgicos “bueh”, sus temidos “posmiratú”, sus finiquitadores “tumismo”. Es BuehMan. El superhéroe al que se la trae al pairo. Observad su anodina ropa, su vacía mirada, ajena al escándalo, y el rojo látigo de su indiferencia.

Buehman

Usad el “bueh”, amigos…

Linchamientos S.A.

Estos últimos días ha circulado por la cosa de la internet un video en el que Ramoncín destroza el “Come as you are” de Nirvana. Esto ha desencadenado un pequeño escándalo (todos los escándalos de internet son pequeños, no nos ilusionemos), con peticiones de cabeza incluídas. Lo cual era previsible, porque yo creo que cuando Ramoncín se conecta a internet, a su router le salen patas, se levanta y le da una paliza. Para ir abriendo boca.

Lo cual es un punto importante de todo este asunto. Aunque la versión hubiese sido genial, aunque la hubiesen aplaudido Dave Grohl, Courtney Love y la Asociación de fabricantes de cartuchos del 12, a Ramoncín se le pondría verde igualmente en la internet hispana. Por atreverse, por cantarla con el pelo corto, o largo, o porque en el minuto 2:30 le guiñó el ojo a una rubia de la cuarta fila.

Consideraciones aparte, efectivamente, la versión es mala, no lo voy a negar, ni lo hace el mismo implicado. Qué le vamos a hacer, así es la vida. Yo mismo, que gobierno Seftonia con mano de hierro, no siempre mando a los disidentes al pelotón con la misma gracia. Y mira que tengo práctica.

Pero no bastaba con decir que era mala, había que imponerse, y, en el colmo de la gilipollez, hacer que Ramoncín pida disculpas. Para que no se me diga que utilizo la falacia del hombre de paja, aquí va una cita:

Eso sí, echa un poco los balones fuera culpando a otros detalles y todavía no ha pedido perdón, aunque dice que esto es un adelanto de la disculpa para los fans de la banda que suponemos que habrá en algún momento. El tema es que ya ha hablado en su web y todavía no he visto dicho “perdón”. (Enlace)

Si hijo, sí, a ti te va a tener que pedir perdón. Y a los fans de Nirvana , al rosario de la aurora y al coño de la Bernarda. O a los 41.000 que ya se han apuntado a un grupo en Facebook pidiendo eso mismo. 41000 personas que consideran que no es suficiente con que el tito Ramón diga que su versión del “Come as you are” ha sido “la peor de mi vida”. No, hace falta más, por lo visto. Que se corte la lengua y los dedos, que se le pueda colgar en la plaza pública, que lo echen de España. Porque claro, lo que no puede ser no puede ser, como bien dice una de las que se ha apuntado a ese grupo:

Nirvana y Kurt Cobain, eran mucho más que un grupo y una canción, y tu acabas de cagarla Ramoncin con esta mierda que has hecho. No puedes hacer una versión de Nirvana así a la ligera. Pide perdón públicamente a los fans de Nirvana y a Kurt, Chris & David. No puede ser que cometas esta cagada y te vayas de rositas. (Enlace)

Hombre, a Kurt creo que le importará más bien poco a estas alturas, salvo que algún fan, con un bote de loctite y mucha ilusión, se ponga a recoger lo que quedó en la pared. Respecto a Chris & David (así, de buen rollo, como si uno compartiera cañas con ellos todos los viernes) me imagino que el tema se la trae al pairo. Y que, como tíos que llevan pateándose escenarios unos cuantos años, sabrán que hay días en que habría sido mejor quedarse en el camerino y fingir una sobredosis.

Lo que hay aquí básicamente, es la manía que se le tiene a Ramoncín. Manía razonable en gran parte, porque cometió el craso error de ser cara visible de la SGAE, organización sobre la que se podría hablar largo y tendido y pocas veces bien. Acción de pardillo, la de representar a la SGAE, que no le ha traído nada bueno. Y tontería en la que, dicho sea de paso, no han caído muchos compañeros suyos, más listos, que han preferido quedarse un paso atrás y que los palos se los lleve otro, pero eso sí, renunciar a los ingresos que les da la SGAE, eso tampoco.

Sin embargo, la intención de este post no es hablar de los motivos. Hay motivos para darle un “capón” figurado a Ramoncín por esa versión. Como los había para dárselo a Molina Foix por aquella polémica acerca del cómic. Para lo que no hay motivos es para una persecución de este tipo. Persecución que, más restringida en el tiempo, también sufrió Foix por ocurrírsele decir que no le gustaba el cómic, que no le veía la dimensión cultural que otros le ven y por, de paso, colar un par de falacias argumentativas. A este respecto, le contestó Antonio Altarriba con una frase que es puramente curil: “Debería recapacitar y rectificar” (le faltó añadir “hijo mío”).

Pero, vamos a ver, si es lo que opina, ¿por qué puñetas tiene que recapacitar y, menos aún, rectificar? A mí me parece que eso tiene poco que ver con discutir una cuestión, o incluso con recriminar una actitud. Con lo que tiene que ver es con una visión paternalista de los temas, en la que uno tiene la razón y al otro no se le permite otra cosa que no sea el autoflagelo y la humillación pública. Apoyado siempre, claro, en una masa activa que irá montando grupitos de Facebook y “comentadas masivas” en el blog del autor. (Yo visité el blog de Molina Foix y leyendo los comentarios casi me daban ganas de quemar en plaza pública mis Torpedos y mis Corto Maltés.)

También me crispa que, viendo un video musical en youtube, no importa de quién sea, me tenga que salir en los comentarios un adolescente yanqui agilipollado (lo cual es casi un doble pleonasmo) a recordarme que eso que estoy estuchando (los Rolling, Ella Fitzgerald,  lo que sea) le da mil vueltas a Justin Bieber. Información que me sobra porque todos lo sabemos y porque, en realidad, no es más que un modo de seguir acosando a un adolescente cuyo delito es estar ganando millones y millones con un trabajo mal hecho. O sea, lo que el comentarista hará por muchísimo menos dinero en unos pocos años.

Así que relajémonos todos un poco. Se puede decir que la versión del Come as you are es una birria (que lo es), que las opiniones de Molina Foix sobre el cómic son maniqueas (que lo son) y que Justin Bieber no es más que otro subproducto musical (que lo es). Pero dejando la soga en casa, a ser posible.

Y para terminar, una canción de los 80 para escuchar mientras se reflexiona sobre lo feo que está coger cosas de otro y hacer con ellas lo que a uno le da la gana. A ver si a alguien le suena de algo.

La relic de Joe Strummer: lo estás haciendo mal.

Cualquiera que haya asomado un poco la cabeza al mundo de las guitarras se habrá dado cuenta de que es un campo abonado para el esnobismo. Una guitarra es un objeto difícil de evaluar. Influyen sensaciones tan personales como el sonido, el tacto, la estética. Así que la “batalla” entre los que defienden una guitarra y los que defienden otra similar pero-no-exactamente-igual será siempre eterna.

De todas las manías, obsesiones, modas y fetiches al respecto, la más lamentable de todas es la de las guitarras relic. ¿Qué es una guitarra relic? Es la versión guitarrera de esos vaqueros que te venden ya desgastados o rotos. Hay varias maneras de conseguir ese desgaste en una guitarra. El modo original es el de comprarte una guitarra, pasarte 30 años tocando con ella por bares y garitos y no preocuparte demasiado de su estado. Es decir, usarla y ser un poco descuidado.

Por supuesto, ese método no le sirve a la mayoría, que quieren lucir hechuras de bluesman endurecido por el polvo de los caminos, pero sin tener que sufrirlo. Porque oigan, en los caminos hay mucho polvo. Y va fatal para el cutis y, además, recorrer los caminos está muy bien, pero a las 8 hay que darle el biberón al crío y mañana a las 10 de la mañana tiene que estar el informe de ventas en la mesa del jefe.

Así que te quedan tres opciones. Comprarte una guitarra y acelerar el proceso de degradación, a base de líquidos, lijados y golpes. Comprártela de modo que ya lo traiga hecho de origen. O, -y esta es la opción capullo cum laude-, llevarla a un luthier a que te haga el trabajo. Lamento no tener el enlace a mano, pero juro que hay un tío en EEUU que se aviene a hacerte el trabajo de joder tu guitarra – muy profesionalmente – por la módica cantidad de 1000 dólares. Por supuesto, todo va en proporción, así que sería absurdo gastarte 200 dólares en una guitarra medianilla y sin caché para luego invertir otros 1000 en “relicarla”. Así que los que le mandan las guitarras a este tío se habrán gastado, como poco, otros 1000 en comprar la guitarra.

A mí, sinceramente, me parece que esto simboliza algo. Uno vive en un sistema, con sus ventajas e inconvenientes. Y ese sistema, sea cual sea, genera basura, consecuencias inesperadas. Para mí, gastarse 1000 dólares en una guitarra y luego largarle otros 1000 a un tío para estropearla es “basura de nuestro sistema”. Decadencia pura. Propio de sociedad obesa, aburrida y con más dinero que inteligencia.

Y entonces llega Fender. Y saca una edición relic de la Telecaster que solía usar el añorado Joe Strummer. Es decir, de ésta que podéis ver en la foto.

Y sí, estaba hecha un asco. Strummer se la compró en los 70, por 100 libras, dinero que había obtenido por casarse con una inmigrante que quería los papeles. A partir de ahí vinieron cambios de color (no de la inmigrante ni de Strummer, de la guitarra), rasponazos, golpes, pegatinas que se fueron sucediendo unas a otras, y unos 30 años de vida “en la carretera”. Y en 2008, con Joe Strummer fallecido entonces hacía 6 años, Fender pone a la venta este modelo.

Con los rasponazos copiados, pegatinas incluidas para que se las vayas poniendo a tu gusto y, eso sí, una buena maleta incluida en el precio. (¡Eh, no queremos que esa maravilla se estropee!) La sacaron a un precio que sobrepasaba los 1000 dólares, lo cual es un precio bastante alto para una Fender Mexicana. Y no triunfó demasiado, lo cual es esperanzador. Por lo visto ha ido bajando un poco de precio en estos dos años, pero en Thomann aún aguanta a la venta por 732 euros. El problema es que, puestos a comprarte una Telecaster Mexicana, lo que los expertos recomiendan es que te vayas a por la Telecaster Baja. Que tiene un circuito de pastillas que amplía bastante las posibilidades de la guitarra, que suena como tiene que sonar y que cuesta – oh vaya – 180 euros menos. Eso sí, si te compras la Baja no te las podrás dar de superfan de The Clash (o de bluesman cazalloso) porque, maldita sea, viene nuevecita y preciosa, la muy canalla.

No me gusta hablar por los muertos. Pero francamente, no creo que Joe Strummer le viese mucho sentido a esto. Quizá habría cogido la pasta, no lo sé, para gastarla en juergas, o en alguna iniciativa solidaria que se le ocurriese. (Desde luego, ya se ve que en guitarras no lo gastaría). Pero no creo que le hubiese gustado la idea. El punk trajo la filosofía del “háztelo tú mismo”, del no tener ídolos, del desconfiar de las grandes empresas y de los gobiernos. Desde ese punto de vista, pagar más por una guitarra que una multinacional te estropea para que sea clavada a la de tu ídolo, es menos punk que Shirley Temple bailando en una boda real.

Esta relic de Joe Strummer me recuerda a esa escena de La vida de Brian en que los conversos siguen a Brian hasta su casa. Cuando Brian abre la ventana, desnudo, se encuentra a un montón de gente esperando sus palabras. Y Brian les dice “No tenéis que seguir a nadie”. Y todos responden a coro “¡No, no seguiremos a nadie!”. Brian insiste: “¡Tenéis que pensar por vosotros mismos!” Y la multitud dice “¡Pensaremos por nosotros mismos!”…

Para terminar, para todos vosotros, y para que no todo en esta entrada sea malo y deprimente, Joe Strummer, con su mierda de Telecaster, tocando la preciosa “Coma Girl”. Disfrutad.

La reforma laboral, los medios y los llaveros.

Toca reforma laboral. Eso significa que los medios nos aporrearán con noticias, editoriales y columnas, sobre la conveniencia o no de esta reforma. Algunos tirarán por el lado nostálgico, y pedirán a sus columnistas algo dramático y emotivo, con nombres propios. Ya saben, el tipo de artículo que termina así “Pero a Paco, el hombre que me trae la compra a casa del supermercado, poco le importa lo que digan unos señores con corbata.” Superbonito, oigan. Otros dirán que la reforma no ha sido suficiente y que hay que superar esa idea atrasada de que hay que cobrar a cambio de trabajar. Que luego las empresas, claro, se van a otros países. Porque hay que mirar la realidad con una mente abierta y esquemas nuevos.

Pero esta entrada no trata de eso. Trata de los medios y los llaveros. La acepción de “llavero” de la que voy a hablar, no aparece en el diccionario de la R.A.E. Tiene su origen en una anécdota ocurrida en un periódico en el que yo estuve como becario. Llegó un fotógrafo con una foto que le habían encargado. Una vez en la redacción se enteró de que no iba a salir publicada y de que, por lo tanto, no iba a cobrar ese encargo. El fotógrafo, con cabreo comprensible, preguntó “Ya, ¿y con la foto yo ahora qué hago?” Y alguien, supongo que con más resignación que mala leche le contestó “Hazte un llavero.” A partir de ahí, el término “llavero” quedó incorporado a la jerga de esa redacción. Y no era raro que un fotógrafo, al recibir un encargo le preguntara al jefe de mesa si iba a ser “llavero”.

Esto ocurría en el año 2000 y, cuando las cosas iban como debían y el encargo se publicaba finalmente, el fotógrafo cobraba 1500 pesetas. A eso hay que añadir que los caros equipos fotográficos, corrían a cuenta de estos trabajadore y que por supuesto, todos estaban en régimen de “colaborador”. Que es la muy libre visión que tienen los medios españoles de ser freelance. Que viene a ser, “trabajas para mí como si estuvieras en plantilla, fueses fijo y te llegase una cesta de navidad a fin de año, y yo te trato como si fueras el chaval que trae las pizzas. Pero sin propinas, claro.”

Estuve unos meses allí. Me lo pasé en grande, hice unas cuantas buenas fotos, conocí a gente a la que aprecio y me largué sin mirar atrás. Me ayudaron mucho para esto último cosas como lo de los llaveros. O la charla que tuve con una redactora, que me contó que llevaba 45 días sin librar.  Era colaboradora, lo cual significa que no trabajó los 45 días (ni los cobró). Pero sí  tuvo que estar los 45 días disponible, en la ciudad en la que trabajaba. Sin poder planear unos días fuera, ni poder permitirse apagar el móvil. Y habiendo firmado contratos de colaboración que incluían exclusividad. (De nuevo, una forma muy curiosa de entender lo que es ser freelance).

Y no hablo de un periodiquillo de tres al cuarto, es un periódico regional, pero líder absoluto en su zona y perteneciente a un gran grupo de comunicación. Y en tiempos de bonanza. No quiero saber cómo serán las cosas ahora, con las excusas de la crisis y el descenso de los ingresos por publicidad. Hace poco he leído en un foro acerca de sueldos de periodista de 800 euros, en Madrid.

Y eso nos lleva de nuevo al tema de la reforma laboral y los medios. A los artículos emotivos sobre Paco, el hombre que trae la compra del super. A los editoriales con los que estos medios pontificarán sobre la cuestión, señalando las grandes verdades, y los moderados peligros. Y a mí, que pasé por allí, que tengo muchos compañeros que siguen en sitios similares, se me caerá el periódico de las manos ante semejante ejercicio colectivo de cinismo.

Y puede que incluso alguna de esas columnas sobre Paco el del super reciba un premio de periodismo. Por su honda emotividad y por la habilidad del autor para tomarle el pulso a la realidad cotidiana. Siempre que se haga fuera de la redacción, naturalmente.

(Añadido: Parece que el problema no es sólamente nacional. El Wall Street Journal publica una lista de los mejores y peores trabajos. La lista es de 200 trabajos,  los mejores van más arriba en la lista y los peores más abajo. Reportero de prensa, puesto 184. Fotógrafo de prensa, puesto 189. Lista completa. Seguro que en EEUU los medios también se dan muchos golpes de pecho cuando hablan de explotación laboral. )