Buehman- Castigando la ciudad con el látigo de su indiferencia.

Como empiezo a estar un poco cansado de las polemiquillas internetero-informativas (Sánchez Dragó y sus japonesitas, Pérez Reverte y las lagrimillas del ministro, Ramoncín y sus 27000 cuitas y las similares que estarán por venir), he creado un superhéroe.

Se llama BuehMan:

– Sánchez Dragó ha dicho que se trajinó a dos treceañeras japonesas y que eran unas zorritas.
– Bueh…

– Ramoncín ha versioneado a Nirvana, con el culo.
– Bueh…

– Molina Foix ha dicho que el comic es para críos.
– Bueh…

Y aquí lo tenéis. Dispuesto a usar sin piedad sus enérgicos “bueh”, sus temidos “posmiratú”, sus finiquitadores “tumismo”. Es BuehMan. El superhéroe al que se la trae al pairo. Observad su anodina ropa, su vacía mirada, ajena al escándalo, y el rojo látigo de su indiferencia.

Buehman

Usad el “bueh”, amigos…